El método natural más efectivo para el control de las cucarachas es la prevención. Las condiciones de sanidad juegan un papel importante en la prevención de infestaciones de cucarachas. Aspirar frecuentemente puede hacer más lenta la extensión de la infestación, lo mismo que remover pequeñas partículas que las cucarachas podrían comer en la noche.

Algunas cucarachas son traídas a las casas en bolsas y cajas de comestibles infestadas. Inspeccione todos los comestibles antes de guardarlos y mantenga las bolsas afuera, en áreas de almacenamiento. Las cajas usadas deben ser votadas inmediatamente. Otra simple medidas para negarles la entrada consiste en cerrar puertas y ventanas y hacer uso de pantallas protectoras o mosquiteros en las puerta y las ventanas. Los conductos de ventilación del ático deben ser revisados, y las hendiduras y fisuras en su casa pueden ser temporalmente rellenadas con pedazos de virutas de acero. Las cucarachas son a menudo encontradas cerca de desagües y de lavaplatos. Eliminando las fuentes de agua se puede prevenir su infestación: repare cualquier gotera en los baños y la cocina, evite dejar vasijas de agua afuera por largos periodos de tiempo y no riegue en exceso las matas de interior. Deshágase de aguas estancadas alrededor de la casa. El mantillo debe ser utilizado a varias pulgadas de distancia de los cimientos de la casa. La madera para la chimenea no debe ser agrupada cerca de la casa; debe ser inspeccionada cuidadosamente antes de entrarla y solamente llevada al interior cuando va a ser usada.

La basura debe ser almacenada y votada regularmente. Los platos sucios nunca deben ser dejados sobre mesas o superficies durante la noche. Mantenga los electrodomésticos de la concina limpios y libres de residuos de comida. La comida de las mascotas debe estar propiamente tapada.

A pesar de que estas medidas pueden prevenir que la infestación se extienda, los profesionales en el control de plagas deben ser consultados para tratar infestaciones existentes.